Tarta de frutos rojos

Directo del libro de recetas de Blancanieves, hoy preparamos una tarta de frutos rojos. ¡Suck it, Blanqui!



Temas varios


Tengo que releer mis propios posts para no empezar cada receta diciendo que es mi favorita. Es que es verdad, me gusta comer y cocino según se me van antojando cosas. Entonces, cuando preparo un plato que estaba añorando, siento que es el mejor que he preparado y que es mi favorito. A esta edad puedo saber que es bastante cíclico: en invierno pienso en frutas de carozo, en verano añoro esos cítricos que perfuman toda la casa... así somos.


Ya sé que ahora se consiguen frutos rojos congelados en cualquier super. Pero me gusta respetar la naturaleza, causar el menor impacto posible desde mi cocina. Además, no hay momento más perfecto para comer una fruta que cuando sale de su arbusto/árbol/matorral. ¿A quién no le gusta pensar que sus acciones causan un impacto?


Ennnn fin. La cuestión es que las tartas son espectaculares porque funcionan muy bien como postres y también para la hora del té. Se pueden preparar con anticipación y los rellenos pueden ser de lo que se les ocurra. Hay pocas probabilidades de que salgan mal y siempre hay espacio para hacerlas un poco bellas, un poco más complejas, un poco más suculentas.



Sobre la tarta de frutos rojos per se

Los que me vieron preparar mi tarta de frutos rojos en las historias, habrán visto que usé una combinación de frutillas y frambuesas. Es lo que tenía a mano, pero ustedes pueden usar corintos, arándanos, guindas, cerezas, moras... en la proporción que más les guste. Una vez que el relleno está hecho, rectifican el azúcar y ya está.


También van a ver que usé una manzana. Los frutos rojos pierden la consistencia con mucha facilidad y queda una mezcla muy líquida y sin textura. Nadie quiere eso en una tarta porque el relleno parecería una mermelada sosa. La manzana rallada complementa a los frutos rojos a la perfección porque absorbe el jugo, el color y el sabor y añade mucha textura. Les prometo que nadie va a saber que hay manzana en esta tarta.


En cuanto a la masa, lo único que queremos es una masa deliciosa que acompañe al relleno y no lo arruine ni lo opaque. A mí no me preocupa que tenga una proporción super específica de manteca y harina, pero si que utilicen un buen procedimiento y respeten el descanso para que no se deforme al hornearla y se vea muy bella. Un último comentario, yo use miel en el relleno y stevia en la masa, pero siempre pueden usar azúcar u otro endulzante.


Con las cantidades que les escribo abajo pueden hacer una tarta grande de 22/24 cm o 4 tartas individuales, sólo con masa arriba. Las tartas individuales son una buena idea porque quedan preciosas al servirlas y además porque ayuda a comer una porción limitada. Ustedes deciden.




Tarta de frutos rojos


Masa

1 1/2 taza de harina común

Entre 60 y 90g de manteca según lo que les guste

1 sobre de stevia o 3 cdas de azúcar

1 huevo

1 pizca de sal


Relleno

1 manzana rallada

3 tazas de frutos rojos surtidos

2 cdas de miel o 1 sobre de stevia

1 cda de almidón de maíz o agar agar

Jugo de lima



1. Primero hay que hacer la masa porque hay que refrigerarla. Pueden hacerla a mano o en la procesadora, como gusten. Colocan la harina, el endulzante, la sal y la manteca bien fría cortada en trozos. Pulsan hasta tener pelotitas grandes de manteca.

2. En ese punto agregan el huevo y unas 3 cucharadas de agua fría. De nuevo pulsan hasta que se forman unas migas grandes y no queda harina suelta.

3. La vuelcan sobre la mesada y sin amasar la unen un bollo desprolijo. La cubren con film y la guardan en la heladera por al menos media hora.

4. Para el relleno, colocan en una cacerola la manzana rallada, el jugo de lima, el endulzante y 2 tazas de las frutas. Lo llevan al fuego y lo cocinan por unos 8/9 minutos hasta que se vea de un mismo color y las frutas más firmes estén tiernas.

5. Diluyen el almidón de maíz en dos o tres cucharadas de agua y lo agregan al relleno. Remueven hasta que retome el hervor y se vea otra vez brilloso y de un color rojo muy intenso. La textura debería ser cremosa y liviana.

6. Agregan la taza de frutas que quedaba, mezclan y dejan enfriar. Chequeen el sabor, porlas.

7. Para armar la tarta, colocan relleno en la base de una tartera o fuente, estiran la masa hasta que tenga unos 0,75 cm de espesor y la cubren. Si quieren una forma clásica, recortan la masa un centímetro más grande que el molde, doblan ese centímetro hacia adentro y hacen pequeños pliegues para que quede un voladito hermosito.

8. En este formato, lleva unos 25' de horneado a 190°

9. Es rica templada, fría, caliente... con una bocha de helado, espolvoreada con azúcar y canela, como más les guste.











© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com