Salchichas de pollo

Es humano tener ganas de unas condimentadas, crujientes, chorreantes salchichas. Pero a nuestro modo.


Debe ser la sangre alemana que corre por mis venas, pero algunos días me despierto queriendo ponerle nuez moscada al café y acompañarlo con huevos y salchichas. Ya me puedo ver al ladito de la cocina a leña, con un jarrito enlozado con diseño de rositas y Feli sentada en un cuerito sobre la silla matera.


Les digo más. El universo ya estaba conspirando, porque me levanté pensando en salchichas doradas a la parrilla; tratando de ver cómo sumar corcantez y doradismo al exterior, más algo de perfume ahumado y, ¡bum! Una amiga ordena la alacena y encuentra un frasco de grasa de cerdo importada y me la regala. ¡Antes de que yo dijera nada de mis antojo salchichesco!


No se vuelvan locos de terror, estas salchichas son lo más saludable que hay. En realidad, si son de los que le esquivan a la pechuga de pollo por la textura, en esta receta nadie va a saber qué parte es porque simplemente es la salchicha casera más espectacular que hayan probado.


De la receta


Pollo: podría se cualquier parte pero tal vez el muslo quede un poco grasoso para algunos paladares. El pavo funciona muy bien también.


Condimentos: la base absoluta del condimento de los embutidos, para mí, es la nuez moscada fresca. Es lo que le da perfume al cocinarla y le da personalidad. Me gusta completarla con algo de pimienta, ajo y perejil, y sal, porsupu. La idea es que sean saladinguis.


Migas de pan: si bien se pueden obviar, no queremos un trozo de pollo cortado y vuelto a juntar. El pan hace que la salchicha no sea dura ni compacta y ayuda a retener los jugos de la carne y conservar la humedad. Yo hago mis propias migas para que sean gruesas e irregulares, con cáscara y todo. No es pan rallado, es más como lo que queda al final de la bolsa de pan.


Salchichas de pollo

4 porciones


600g pechuga de pollo

1 taza de migas de pan

1 puñado de perejil fresco

1 diente de ajo

1/2 cebolla fresca

1 cda aceite de oliva

1 cda de nuez moscada recién molida

1 pizca de pimienta

1 cdta de sal marina



  1. Si van a empezar por el pan, coloquen en la jarra de la licuadora unos trozos de pan seco y pulsen hasta tener unas migas irregulares medianas. Coloquen 1 taza en un bowl y guarden el resto para otro día.

  2. Cortar 1/3 de la pechuga y colocarla en la procesadora.

  3. Procesar hasta que se forme una pasta y parezca una pelota en el recipiente de la procesadora. Esta pasta va a servir para unir todo.

  4. Agregar el resto de la pechuga cortada en trozos y pulsar de a dos segundos por vez, dos o tres veces hasta que la pechuga que agregaron se vean en trozos chicos irregulares. No tiene que quedar una pasta como la anterior sino una mezcla de trozos.

  5. Aparte, sobre una tabla de cocina, cortar muy chiquita la cebolla, el ajo y el perejil. Es importante que no los procesen porque pierden líquido y sabor... es un paso que vale la pena.

  6. En el bowl que tenían las migas de pan agreguen el pollo, las verduritas picadas y todos los condimentos. Van a tener que mezclar y "amasar" con las manos hasta que todo se haya integrado. Si quieren, pueden guardar esta mezcla en la heladera por hasta 24 horas.

  7. Para formar las salchichas, van a necesitar un film separador de freezer o un trozo de nylon. Coloquen unas gotas de aceite en las manos y tomen una porción de pasta de pollo del tamaño de una pelota de golf.

  8. Coloquen la pasta sobre el nylon y doblen a la mitad presionen hasta que se forme la salchicha de unos 10 cm de largo y 1,5 cm de diámetro. Repitan esto hasta terminar toda la pasta.

  9. Para cocinarlas pueden usar múltiples métodos, pero lo importante es que lo hagan sobre una superficie bien caliente. Puede ser sobre una plancha, una sartén de hierro, la parrilla, lo que tengan a mano. Yo coloqué una cda de grasa de cerco para garantizar un dorado perfecto, pero pueden usar manteca o aceite, no hace falta que sea mucho. Van a cocinar a fuego fuerte por 10 minutos y listo el pollo.

  10. Si quieren, pueden freezar las salchichas crudas o cocidas por hasta 12 meses. La pasta también es freezable, pero recuerden sacarla un par de horas antes de necesitarlas porque tiene que estar a temperatura ambiente para armar las salchichas.


© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com