Pastelera: clásico de clásicos

Actualizado: 30 de oct de 2018


Tan noble y versátil que la van a querer tener siempre a mano. Como relleno, como parte de una copa o acompañada de un baño de caramelo, tiene el éxito garantizado.


Ya sé, ya sé... irresistible.

La virtud de esta crema yace en que se prepara con ingredientes nobles. Es una combinación de leche, azúcar, huevos y almidón de maíz, perfumada con vainilla. Nada puede salir mal. Modificando las cantidades podemos obtener distintas consistencias e intensidades de sabor y conseguir miles de variantes. Si conocemos la función de cada ingrediente, podemos ponernos a experimentar en paz.



Una versión para cada quien.


La crema pastelera clásica se prepara con leche entera y una proporción de yemas que garantice la más aterciopelada de las texturas. Una untuosidad que la vuelve irresistible. Sin embargo, pueden obtenerse versiones igualmente deliciosas y más saludables reduciendo la cantidad de grasa. En cuanto a los sabores, no hay límites. El agregado de chocolate, café o incluso dulce de leche, le van de maravilla. Es por eso que hay que tenerla siempre a mano, ¿se dan cuenta?



Tips y esas cosas que todos queremos saber desde el principio.


Si tuviera que contar lo que yo hubiese querido saber desde el principio, es que la crema pastelera no se debe descuidar durante su cocción y que hay que cubrirla con un film si no queremos la capa dura en la superficie.

Primero lo primero. La leche es delicada cuando se la coloca al fuego porque se quema con facilidad. Para evitar esto hay que usar una olla de buena calidad y utilizar una cuchara de madera o teflón para removerla constantemente. También es importante no querer apurar las cosas y utilizar fuego medio que quede centrado bajo la olla.

En cuanto a la capa dura de la superficie, ésta se evita colocando un trozo de papel film apoyado sobre la crema ni bien la servimos. Al enfriarse la retiramos y está perrrfect.

Otro buen dato es que podemos pasar la crema por un colador fino justo al retirarla de la olla para evitar que queden grumos. Oh...


Yo creo que ya están listos para cocinar una crema pastelera envidiable.


Crema pastelera con caramelo


Crema pastelera


1 litro de leche entera

1 vaina de vainilla

80g de almidón de maíz

100g azúcar

4 yemas


1. Separar media taza de leche fría y diluir allí el almidón. Reservar.

2. Colocar el resto de la leche y la chaucha de vainilla abierta en una cacerola y llevar al fuego. No hay que hierva, sólo queremos que infusione. Una vez que sale vapor, la apagamos, la retiramos del fuego y la dejamos reposar unos minutos.

3. En un bowl aparte, colocamos las yemas y el azúcar y mezclamos hasta integrar. Agregamos el almidón diluido y mezclamos bien.

4. Vertemos la leche sobre la mezcla de huevos, pasando por un colador y siempre removiendo con un batidor.

5. Volvemos a colocar la mezcla en la olla y llevamos al fuego removiendo constantemente hasta que hierva. Van a ir notando como toma consistencia y se vuelve brillosa.

6. Pasamos la crema por un colador fino y la servimos en un molde de vidrio o porcelana.

7. Colocamos un trozo de papel film en contacto con la superficie, dejamos templar y luego refrigeramos hasta el momento de consumir.


Nota: Para la versión de la portada,sólo tienen que preparar un caramelo y cubrir el fondo de moldes individuales. Para darle una consistencia más firme a la crema y que pueda desmoldarse, utilicen 100g de almidón de máiz. Vierten la crema en los moldes, la refrigeran muy bien y luego la desmoldan sobre un plato. Increíble, ¿no?//









© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com