Pancakes de calabaza

Como si los pancakes no fueran perfectos por sí solos, les agregamos calabaza.


Creo que los pancakes nos encantan porque la mayoría de nosotros los conocimos en alguna vacación o los vimos en series de televisión o películas. No es algo argentino, y por eso siempre parece un poquín exótico. Si le sumamos el jarabe de arce y el tocino al lado, ni les cuento.


De todas formas, eso fue hace mucho. Ahora ya están incorporados y hay más versiones de pancakes que de tortas fritas. ¡Y es que son muy transformables! Cualquier ingrediente les va bien y pueden ser desde muy saludables hasta super indulgentes. En las historias me han visto prepararlos sin harina, sin huevos y sin azúcar y otras veces con extra chocolate, avellanas y manteca.


La versión de hoy tiene como ingrediente especial la calabaza. Esto los hace muy húmedos, tiernos, atractivos y nutritivos. El azúcar propio de la calabaza más un toque de canela hace que puedan obviar el endulzante por completo. Pueden probar un par, y agregar azúcar sólo si hiciera falta. Al igual que los pancakes tradicionales, la manteca y el maple syrup quedan soñados.


Son ideales para un brunch completísimo

En mi experiencia, el agregado de calabaza también invita a convertirlos en un plato salado. En casa les gusta agregarle queso feta, tomatitos cherry y hojas verdes. Incluso rociando todo el plato con una vinagreta agridulce y unas nueces pecanas, tenemos un delicioso plato fuerte de brunch o hasta un plato principal.


Una de las mayores ventajas es que son muy sencillos de preparar y de cocinar. Salvo que se los olviden en el fuego, no hay posibilidades de que salgan mal. Tampoco hace falta que preparen una tonelada de masa, esta es una receta ideal para preparar una sola porción. En caso de que sobren, se freezan y se recuperan a la perfección. Manos a la obra.


El punto de la masa y la cocción


Uno de los pocos inconvenientes que pueden surgir es que la masa no esté en su punto. ¿Y cuál es el punto? El punto es más espeso que una masa de crepes, y menos que una de buñuelos. Tiene que correr al verterlo, pero autolimitarse a medida que cae. El punto exacto lo van a ver cuando al verter una cucharada sobre la sarten caliente, forme un círculo y se detenga.


Para darlo vuelta, hay que esperar a que se formen burbujas en la superficie y vayan estallando. En ese momento, con ayuda de una espátula, los voltean y los dejan un minuto más. C'est fini. Fin.


Pancakes de calabaza


1 taza de puré de calabaza

2 huevos

1 taza de harina leudante

1 taza de leche

2 cdas de azúcar de coco

Pizca de sal

Pizca de canela


1. Para el puré de calabaza siempre es preferible utilizarla horneada porque el sabor es más intenso y conserva menos agua. Yo suelo guardar unas rodajas cuando horneo para otra comida. En caso de no tener tiempo o ganas, un puré en el microondas esá perfecto.

2. Colocar la calabaza, los huevos, el endulzante, la sal, la canela y la mitad de la leche en un bowl y mezclar muy bien, o en el recipiente de la procesadora/licuadora. El objetivo es tener una mezcla suave y fluida.

3. A continuación agregar la harina y el resto de la leche cuidando de mantener la textura. Es probable que al verter el primer pancake sobre la sartén tengan que ajustar el punto.

4. Cocinar y servir tibios con su acompañamiento favorito.

Soy super fan de mantenerse curioso, pensando que hay cosas nuevas por descubrir. No se pierdan la oportunidad de probar y decidir si les gusta o no, cuanto mucho, las tostadas se hacen en dos minutos.//



© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com