Membrillos Horneados

Esto iría en la lista de pavadas que no ameritan llamarse recetas, pero que pueden cambiar un postre. Así que sí va receta.


En el post del Dulce de Membrillo les contaba que esta fruta tiene una temporada muy corta y que por eso les recomiendo hacer dulces y conservas mientras está disponible. Es casi una redundancia decir eso, porque cruda no se puede comer...


Trabajar con membrillos lleva su tiempo porque hay que limpiarlos bien, pelarlos, y cortarlos, y como es una fruta tan dura es extra trabajoso. Para hacer rendir ese trabajo, es conveniente hacer la mayor cantidad posible y distribuir el producto final en distintas preparaciones. En mi horno entran dos bandejas y trato de llenarlas.


¿Para qué los van a usar? ¿Cómo los van a servir?


Los membrillos horneados son un gran postre por sí solos. Si quieren sumar, una cucharada de crema batida, una bocha de helado o un baño de Charlotte, le vienen como anillo al dedo. El crumble de membrillos es una delicia digna de una mesa de té inglés y la pasta frola con membrillos horneados en lugar de dulce es de otro mundo. Pueden usar esta receta como base y reemplazar por membrillos. Si son fans de lo agridulce, pueden incorporarlos a ensaladas, como acompañamiento de carnes asadas (sobre todo cerdo) o como relleno de arrollados y piezas de cocción larga (colita de cuadril, peceto).


Si quieren conservarlos, asegúrense de poner un poco extra de agua y azúcar, así tienen mucho almíbar y pueden guardarlo en un frasco. Si aún así el almíbar no alcanzara para cubrirlos, pueden hacer un poco de almíbar aparte, poniendo partes iguales de azúcar y agua, y completan su frasco.


De la receta


Lo más importante es la limpieza. Tómense su tiempo para lavar, pelar y retirar las partes feas. Los membrillos suelen provenir de plantaciones no muy industrializadas, lo que es bueno, y pueden tener bichitos.


El tiempo de cocción va a depender de su gusto. Les recomiendo no pasarlos para que no se desarmen.


Membrillos Horneados


1,5k de membrillos limpios (puede ser aprox. 2 de membrillos enteros)

1/2 a 1 tazas de azúcar según les guste

1 taza de vino blanco

1 taza de agua


1. Una vez que tienen cortados los membrillos en octavos, los cubren con el azúcar y el vino y los dejan macerar por una hora.

2. Distribuyen en una o dos fuentes para horno y agregan el agua. A mí me funcionan muy bien las fuentes de vidrio para estas recetas, tipo Pyrex.

3. Cocinan durante 30 minutos, más o menos, según les gusten más firmes o más tiernos. El horno a 190°

4. Si van a enfrascar, tienen que hacerlo en caliente. Si van a consumir de inmediato, pueden hacerlo calientes, fríos o tibios. Son amigables.

#membrillos #veggie

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com