Pastas como las de la abuela

Nada que temer, a continuación está todo lo que necesitan para dominar una receta básica que no puede faltar en su librito.


Miren que no soy la más fanática de las pastas... pero cuando algo es bueno, es bueno. Creo que lo que más me gusta de las pastas es que pueden tomar el carácter que nosotros elijamos. Está el fideo simple, con pomodoro o manteca, que comemos un miércoles a la noche; lo ñoquis con estofado de los domingos en familia; o los tortellinis de cordero con reducción de salvia que preparamos cuando nos hacemos los sexies con ese invitado especial (bah, también en la Guerra fría con la suegra). Ustedes entienden.


La conclusión es que cuando se nos complica el menú, la pasta siempre nos puede salvar. No importa cuan apurados, inexpertos o escasos de recursos estemos, pasta to the rescue. Y no es que esté en contra de las pastas secas, las de paquete. ¡Hay unos fideos espectaculares! Es sólo que hay algo de amor explícito en amasar y servir pasta casera que es irreemplazable. Creo que es de esas cosas que nuestros queridos no olvidan.


La masa que les comparto en este post es básica de super básicas, huevo y harina. Harina y huevos. La van a hacer una vez o dos y van a empezar a decir: le podría poner espinaca... ¿Cómo quedará con remolacha...? Mmm... hacer ravioles no debe ser difícil... Y así, van a caer en el encanto de hacer sus propias pastas. Consideren esto una advertencia.


Sobre la receta


* Los huevos. Ay, the eggs. Casi todas las recetas de pasta indican 100g de harina por huevo, el tema es que los huevos pueden pesar entre 50 y 75 gramos. Ajá, ¿y ahora? Como les digo siempre, lo importante es ir por la calidad. Entonces traten de utilizar huevos de granja, sin importar el tamaño. Ustedes, mis pequeños saltamontes, ya saben que cuando trabajamos con masas lo que buscamos es una textura específica y no un respeto absoluto por los pesos. Sean flexibles, vean su masa, evalúen y regulen la cantidad de harina que van a usar.

*La harina. Yo uso harina 000 o 0000, según la que consiga orgánica. Sin aditivos ni cosas raras.

*Sal. Pueden o no agregar unas escamitas de sal marina a la masa. Recuerden que la van a cocinar en agua con sal luego, así que no es imprescindible.

*Aceite. También es un opcional. Si deciden agregarlo, que sean unas gotas, con el fin fin de aportar elasticidad, pero no se pasen.



¿Cuánta pasta por persona?


Si invitan a mi marido, calculen el doble. Para el resto de los humanos es menos.

Si hablamos de fideos, se calcula que 120g de pasta cruda son una porción. Esto sería, más o menos, el resultado de unir 1 huevo y la cantidad de harina que tolere.


La verdad es que en mi casa siempre uso un huevo y medio por persona. Y no es que lo separo. Somos 4, uso 6 huevos y la cantidad de harina que corresponda, o sea, alrededor de 600g. Si somos 5, uso 7 u 8 huevos, según el tamaño. Y así sucesivamente. Les juro que me han preguntado más de una vez cómo dividir un huevo a la mitad.



Otras cosillas...


* Nunca preparo masa de pasta con menos de un huevo. Esa cantidad de masa se pierde entre las manos y es muy difícil de trabajar. Además, si les sobra, la guardan en el freezer y listo.

*Esta masa funciona para cualquier tipo de pasta: fideos, tortellinis, canelones, lasagnas, agnolottis, ravioles, la la la.



Ahora sí, la receta.


Masa básica para pastas

4 porciones

40 minutos (15 preparación + 25 espera)


6 huevos de chacra

600g de harina común (aprox)

1 cda de aceite de oliva (opcional)

Sal marina molida (opcional)


1. Colocar la harina en la mesada en forma de corona. Es decir, la vuelcan y luego hacen un hueco en el medio. Arranquen con las 3/4 partes de la harina total, después le agregan más.

2. Si van a usar sal, la agregan por encima toooodo alrededor.

3. Colocan los huevos en el centro. Todos a la vez. Si usan aceite, también lo agregan en el medio.

4. Con ayuda de un tenedor, mezclan ligeramente los huevos y comienzan a incorporar harina desde los bordes. Este procedimiento les va a ayudar a que los huevos incorporen la cantidad de harina que necesitan y ustedes puedan ir controlando el punto.

5. Una vez que hayan incorporado la harina que tenían en la corona, las 3/4 partes del total, van a ver si su bollo está chicloso o perfecto. No puede estar duro porque usaron poca harina y porque no hubiesen podido incorporar harina demás con un tenedor. ¿Entienden?

6. Si el bollo está chicloso siguen espolvoreando con harina hasta que esté amasable y no se pegue a ningún lado, si está perfecto, gomoso, empiezan a amasar con ganas. Hay que amasarlo unos 10 minutos. Eso es muy importante para que se desarrolle en gluten y los fideos no se rompan durante la cocción.

7. Luego de 10 minutos de amasado, van a notar que está tibio, tierno y que al presionar con un dedo, la masa vuelve a su lugar. En ese momento, cubren la masa con papel film y la dejan reposar en la mesada por al menos 20 minutos.

8. Pasado ese tiempo pueden usar esta belleza en su pasta favorita.


En posts siguientes van a encontrar cómo aprovechar su masa básica de pastas. #pastascaseras #recetasbásicas #cocinaitaliana



© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com