La torta Jali se come de la fuente

Hay momentos en los que podemos ser medidos y delicados, y otras en las que hay que comer directo de la fuente.


Este 2020 vino superintenso, sin tiempo de vacilaciones y mucha planificación. Los acontecimientos se desarrollan delante nuestro con tal naturalidad e ímpetu, que no hay lugar para demasiados protocolos. Es como una ola hawaiiana. Todos en mi familia estamos atravesando cambios profundos, despedidas, cierres, aperturas... todo a la vez, todo mezclado.


De repente veo que esos lugares que antes se llenaban con formalismos y politiqueces, hoy están llenos de emoción y conexión. Nos veo a todos exprimiendo los momentos actuales y resignificando muchos de los anteriores. Tal vez es Cande yéndose, tal vez es Gapu dejando de ser niño, tal vez somos todos creciendo.


Eeeen fin. La cuestión es que ayer preparé esta torta para el cumple de mi cuñado Jali y fue un éxito. Es sencilla, sin pretensiones, amigable. Me hizo sentir que podíamos agarrar cada uno un tenedor y sentarnos en la isla a charlar hasta que ya no quede una miga. Los invito a vivir así. Agarren su tenedor y sírvanse con confianza.


De la receta


Con estas cantidades pueden hacer dos capas de 24 cm o tres de 20 para una torta más alta. Ustedes eligen.


Pueden usar chocolate amargo o semi, pero eviten usar chocolate con leche porque queda demasiado dulce y además les va a parecer que le falta color y profundidad al sabor.

Torta Jali de chocolate


100g manteca

1/4 taza azúcar blanco

1/2 taza azúcar negro

3 huevos

1 cdta extracto vainilla

1 pizca de sal

2 tazas de harina leudante

1/4 taza de caco amargo

50g chocolate amargo o semi

1 taza de leche


Relleno

200cc crema de leche


1. Batir en un bowl generoso la manteca con el azúcar negro hasta que esté cremoso.

2. Separar las claras de las yemas. Reservar las claras en un bowl muy limpio y agregar las yemas al batido anterior.

3. Incorporar el chocolate derretido ya templado al batido de manteca y mezclar hasta que esté uniforme. Perfumar con vainilla.

4. Tamizar la harina, el cacao y la sal e incorporarlos de forma intercalada con la leche al batido. Esto háganlo con una espátula, no hace falta batir demasiado.

5. Aparte, batir las claras a nieve. Una vez que hayan montado y se vean espumosas, agregar el azúcar blanco y batir hasta tener un merengue bastante firme.

6. Incorporar el merengue en tres etapas al batido de chocolate. La primera parte sumarla con intensidad, solo para incorporar aire y que se vuelva menos densa. la segunda y la tercera con más amor, procurando perder la menor cantidad de aire posible.

7. Hornear a 170° durante 45' si es en un solo molde o unos 30 minutos si es en dos moldes individuales.

8. Dejar enfriar muy bien, preferiblemente de un día para el otro antes de rellenar.

9. Para rellenar, cortar a la mitad y rociar con 3 o 4 cucharadas de agua hirviendo en cada capa.

10. Rellenar con crema batida. Pueden servirla así, o pueden llevarla a un nivel más cubriéndola con la ganche favorita de todos los tiempos...


0 vistas

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com