Flan casero tradicional

Mi casa es la prueba fehaciente de que no se puede dejar contento a todo le mundo, pero les digo que el flan es lo que más me acerca.


En casa somos tres gatos locos y, normalmente, hay tres o cuatro comidas. Que si es por el veganismo, que si es por el mañosismo... siempre hay algo. En cuanto a postres, pasa exactamente lo mismo y todo termina en que el mínimo de postres es dos. Hoy tuvimos un almuerzo que surgió de improviso, es domingo después de cuatro días feriados; hay que decir que mi heladera no era lo más completo del mundo y todos estábamos pasado de chocolates y golosinas.


Flan, dije. Hace calor, somos varios y la verdad es que no tenía ganas de hacer mucho y tampoco mucho tiempo. El flan tiene varias ventajas: la preparación en sí toma 2 minutos, cero atención, y la verdad es que es tan visualmente atractivo que con solo desmoldarlo está listo para servir. Lo único que me limitaba era el tiempo. Yo siempre lo preparaba con un día de anticipación para que el caramelo se derrita y tome cuerpo. ¿Lo hago o no lo hago?


¡Obvio que sí! Y si no está lo suficientemente frío, comeremos bananas. La verdad es que al prepararlo en moldes individuales y hacer un baño María invertido al retirarlos del horno, con una hora de heladera están perfectos.


De la receta


Leche: hice dos versiones con las mismas proporciones: 1 huevo cada 130cc de leche, y usé avena y vaca descremada. Hacer la cuenta de esta manera me ayuda a hacer la cantidad exacta de porciones que necesito.


Azúcar: usé blanco, pero puede ser stevia o azúcar de mascabo, que cambia un poco el color.


Huevos: para variar, no los pesé ni nada. Simplemente usé huevos de chacra de buena calidad.


Flan casero

6 porciones


5 huevos

650cc leche descremada

5 cdas azúcar

1 cda vainilla

Caramelo: 1/2 taza de azúcar + 2 cdas agua


  1. Encender el horno a 160° y poner a hervir una pava de agua.

  2. En una cacerola llevar al fuego el azúcar y el agua del caramelo y cocinar hasta tener un caramelo de buen color. Distribuir en 6 moldes individuales.

  3. En un bowl mezclar los huevos, el azúcar, la leche y la vainilla. Sin batir, no queremos tener burbujas.

  4. Colar la mezcla de leche sobre los moldes acaramelados y colocarlos dentro de una fuente profunda.

  5. Colocar la fuente en el horno y agregar agua hirviendo hasta que llegue a la mitad de los moldecitos.

  6. Si no les gusta la capa dura que hace en la superficie, pueden cubrir con papel aluminio.

  7. Cocinar durante 60 minutos, retirar del horno y, si están apurados como y, sumergen los moldes en agua con hielo hasta llegar a t° ambiente y luego a la heladera. Si están bien de tiempo, solo los dejan templar y después los refrigeran.

  8. Tip de apuro y burbujitas: las burbujitas se deben a que se cocinó más rápido de lo que debía. Lo cociné a 175° por 40'. A mí me suena a que está mal, pero hoy en historias todos se volvieron locos con los ojitos, así que... ustedes deciden.




72 vistas0 comentarios

© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com