Desayunamos rolls de canela

Estamos un poco más indulgentes de lo común... ¡pero son vacaciones! Y no hay nada más placentero que despertarse con el ruido de las olas y el aroma a masa recién horneada. Todos los merecemos.


Hoy me desperté, 6 o´clock como corresponde, hice dos pavadas y de repente se me ocurrió que unos rollos de canela serían un gran desayuno. El día estaba un poco nublado, parecía estar fresco (sólo parece porque la temperatura no baja) y dije: Má seeee. Los "synonym rolls" son uno de los dulces favoritos de Cande, así que es un mimo para ella.


Los rolls de canela me recuerdan a esas personas que vemos por ahí, esas que son hermosas por dentro y por fuera, se visten fantástico, huelen rico y te das cuenta que ni se esfuerzan. Son interesantes, con capas para descubrir. Su naturaleza es simple y atractiva, no hay forma de que estén desubicados o no sepan desempeñarse en alguna circunstancia. Así son los rolls. Van bien en el desayuno y la merienda, con maté o café, de postre acompañados de crema o helado, y hasta en versión mini para un té muy coqueto.


Hoy justo alguien me dijo que no le iba bien con la levadura. Esta receta es un buen lugar para arrancar porque no hay forma de que quede fea de sabor. Tal vez más sequita o más aplastada, pero nunca incomible. Así que ahí tienen otra razón para poner manos a la obra con esta delicia.


¿Secretos? Sólo sean pacientes y asegúrense de que estén haciendo la mejor versión posible. Lean la receta, pregunten lo que no saben y usen productos de calidad.


Rolls de canela


3 tazas de harina común

1 cda de levadura seca (unos 5 gramos)

60g de azúcar

1 pizca de sal

3 yemas (o 1 huevo)

70g de manteca pomada

1/2 taza de leche

Azúcar y canela para espolvorear


Para el glaseado

1 taza de azúcar impalpable

1 chorrito de leche



1. Colocar la harina en un bowl y mezclar con la sal y el azúcar.

2. En otro bowl pequeñito, colocar la levadura con una cucharada de harina y dos o tres cucharadas de agua y dejar que se active por unos 10 minutos.

3. Hacer un hueco en el centro de la harina y colocar el fermento, los huevos y la leche. Comenzar a integrar con una cuchara y de ser necesario agregar agua de a chorritos hasta que no quede harina seca en el fondo. Amasar muy bien.

4. Una vez que la masa se ve suave y uniforme, comenzar a agregar la manteca de a trocitos y seguir amasando para integrarla por completo. El bollo se tiene que ver amarillento, suave y blando. Más bien pegajoso.

5. Dejar leudar en lugar templado por 30/40 minutos.

6. Estirar la masa con palote, o presionando con las manos, y espolvorear azúcar y canela por tooooda la superficie.

7. Cortar tiras de unos 3cm de ancho y 25cm aprox de largo. En realidad, pueden ser del tamaño que quieran, pero fíjense que sean fáciles de cocinar y luego de manipular.

8. Enrollar cada tira y disponer en una fuente de horno profunda, dejando unos 2 cms de separación entre cada roll. Dejar leudar otros 40 minutos... sorry.

9. Hornear a 180° durante 25 minutos, o hasta que los vean dorados por fuera. Como tienen yemas, el color dorado es de lo más hermoso.

10. Una vez que los retiran del horno, preparan el glaseado. Simplemente calientan un poquito de leche y lo agregan de a cucharaditas sobre el azúcar impalpable. Tiene que quedar una pasta espesa.

11. Vuelcan el glaseado sobre los rolls y dejan templar por unos 15 minutos antes de comer.


Como siempre, les comparto las recetas que he probado y comprobado y que sé que les pueden resultar atractivas y placenteras de preparar. Estos rolls son una gran idea para ventas escolares y eventos, ténganlos en cuenta porque la van a romper. El que los prepara primero se lleva un premio.//



© 2023 by Salt & Pepper. Proudly created with Wix.com